Openges

¿Se puede ser administrador de una SL y no ser socio?

20 de junio de 2024
¿Se puede ser administrador de una SL y no ser socio?

Todo lo relacionado con las sociedades es más complejo que lo mismo para los autónomos. Tienen otras ventajas pero los trámites burocráticos y todo lo que afecta a la empresa en sí tiene sus cosillas.

Suelen surgir muchas dudas relacionadas con socios y administradores. Una de ellas es saber si se puede ser administrador y no ser socio…¿Es esto posible? Vamos a verlo.

Diferencia entre socio y administrador de una empresa

Para empezar, tenemos que distinguir claramente la diferencia entre socios y administradores de una empresa.

Los socios de una SL o una SA son los propietarios. Participan en los beneficios que se generan de la actividad y tienen derecho a voto, entre otras cosas.

Los administradores, asumen las funciones de representación de la sociedad frente a terceros. También la dirigen y supervisa las operaciones, coordinando las distintas áreas para asegurarse que todo funciona correctamente.

En cuanto a la participación en la empresa, las dos figuras también tienen diferencias. Los socios pueden participar de forma activa o pasiva y a los administradores se les exige que participen de forma activa porque responden de la gestión diaria de la empresa.

Otro aspecto en el que socios y administradores también son distintos es en la responsabilidad que tienen. Los socios en una SL tienen responsabilidad por las deudas de la empresa, siempre limitada al porcentaje de participación que tengan en la sociedad. En cambio, los administradores, responden de la gestión y las decisiones que tomen pero no responden de las deudas de la empresa, siempre que desempeñen sus funciones diligentemente y de acuerdo  a la Ley y los Estatutos Sociales.

¿Es posible ser administrador de una SL y no ser socio?

La respuesta es que . El administrador de una SL no tiene que ser siempre socio de la compañía. Pueden coincidir las dos figuras en la misma persona pero tienen funciones y responsabilidades diferentes.

Además, ahora también es posible ser administrador sin ser autónomo. Para eso, tienes que hacer funciones de gestión en la sociedad que se administra, que sean remuneradas y no tener más del 25% de las participaciones de la empresa.

Así que, sí. Puedes ser administrador sin ser socio y tampoco hará falta que seas autónomo. Estupendo, ¿no?

Cuándo es obligatorio ser socio para ser administrador de una SL

Los administradores tendrán que ser socios obligatoriamente si así lo establecen los estatutos de la sociedad.

Todos los detalles de la administración y gestión de la empresa están regulados en los Estatutos de la Sociedad. Por lo que hay que seguirlos a rajatabla.

Cuándo es opcional ser socio para ser administrador de una SL

Como regla general, administrador de una sociedad puede ser cualquier persona, jurídica o física, siempre que sea mayor de edad. Y, como ya hemos adelantado, puede ser o no socio de la empresa.

De acuerdo con lo que establece la Ley de Sociedades de Capital, el administrador de una Sociedad Limitada puede ser:

  • Un administrador único.
  • Un consejo de administración, que deberá estar formado por un mínimo de tres miembros y un máximo de doce.
  • Varios administradores mancomunados.  
  • Varios administradores solidarios.  

En los estatutos de las sociedades no hay ninguna cláusula que determine que el administrador no pueda tener, al mismo tiempo, la condición de socio.

El principal requisito para que sea administrador alguien que no es socio es que la Junta General de Socios nombre al administrador con el voto a favor de la mayoría legal que determinen los estatutos. Debe constar en el orden del día de la convocatoria de la junta.

Una vez nombrado, deberá inscribirse en el Registro Mercantil dentro de un plazo de 10 días tras la fecha de la aceptación.

Ya has visto que es posible ser administrador de una sl y no ser socio, aunque no en todos los casos. De todas formas, te recomendamos contar con una empresa especialista de Openges que pueda asesorarte en todos los trámites y procedimientos de la empresa. Así, te asegurarás de que todo está bien hecho y no quedan flecos sueltos.