Openges

¿Cuál es el límite para facturar sin ser autónomo?

13 de mayo de 2024
¿Cuál es el límite para facturar sin ser autónomo?

En la mayoría de los casos, cuando se quiere comenzar una actividad por cuenta propia, la idea es comenzar con los menores gastos posibles. No cabe duda que la cuota mensual de autónomos es un gasto importante para un negocio que acaba de comenzar.

Entonces, muchos se preguntan si es posible tener en marcha la actividad sin ser autónomo. Sobre todo cuando la facturación es pequeña. 

Pues ya te adelanto que no es tan sencillo, pero te lo explico todo, todo 😉

Qué es un autónomo

Un autónomo es una persona física que lleva a cabo una actividad por cuenta propia de forma habitual, personal y directa, siempre que lo haga a título lucrativo

Un elemento fundamental de los autónomos, es que el desarrollo de las actividades no pueden estar sujetas a un contrato de trabajo por ninguna empresa. Debe hacerlas por su propia cuenta. Esto es lo que lo diferencia de un trabajador por cuenta ajena. 

Cuándo es obligatorio darse de alta como autónomo

Cuando una persona cumpla con los elementos que se han mencionado anteriormente, tendrá que darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), siempre que la actividad que se lleve a cabo la realice una persona física que se pueda considerar trabajador por cuenta propia o autónomo. 

Así que, en primer lugar, tendrás que saber si tienes las características y requisitos para ser considerado un autónomo, como hemos visto en el punto anterior. 

Si tienes pocos ingresos y te estás preguntando si hay un límite para facturar sin ser autónomo, vamos a ver las diferentes opciones en los apartados siguientes. 

Cuándo se puede facturar sin ser autónomo

La normativa que regula todo lo relativo a los autónomos es la Ley de la Seguridad Social, entre otras, como el Estatuto del Trabajador Autónomo. El límite mínimo de ingresos a partir del que haya que darse de alta como autónomo el el Salario mínimo interprofesional anual que esté vigente en ese ejercicio fiscal. 

Por tanto, aunque existe la creencia popular de que si no superas el Salario Mínimo Interprofesional no estás obligado a estar dado de alta en el RETA, esto no es así del todo. 

La obligación de incluirse o no en este régimen especial está más relacionado con la forma en la que se hace la actividad. Es decir, de si se hace de forma continuada o esporádica. 

La habitualidad

La habitualidad es la clave de la obligación o no de darte de alta en el RETA. 

Partimos de la base de que toda persona que realice un trabajo por cuenta propia de forma habitual tendrá que darse de alta como autónomo, cotizar y pagar su cuota mensual a la Seguridad Social. 

Es quizás algo más complicado concretar qué se entiende por realización de actividad de forma habitual. Aunque también se aplica a los trabajos de temporada, siendo la habitualidad en este caso la duración habitual de la temporada. 

Se entenderá siempre que un trabajador tiene la condición de autónomo y tendrá la obligación de darse de alta en el RETA si ostenta la titularidad de un establecimiento abierto al público como propietario, arrendatario, usufructuario u otro concepto similar.

Por tanto, hay que tener siempre en cuenta la diferencia de facturar trabajos esporádicos o facturar trabajos continuados que se llevan a cabo de forma habitual

Muchas personas, por interés, piensan que cinco facturas esporádicas son eso, esporádicas. Pero para un agente de Hacienda, que es quien tomará la decisión de abrirte un expediente, cinco facturas puede significar una actividad claramente habitual.

Cuánto puedo facturar sin ser autónomo

Aunque, como hemos visto, el punto clave es la habitualidad y no los ingresos, existe un límite para facturar sin ser autónomo. 

El límite establecido para poder facturar sin ser autónomo es el Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Este año sería un máximo de 1.134 euros al mes o 15.876 euros anuales

Eso sí, siempre sin dejar de tener en cuenta la cuestión de la habitualidad. 

Consecuencias de no darse de alta como autónomo

Ya hemos visto que no es lo mismo facturar un trabajo puntual sin ser autónomo que hacerlo de forma habitual.

Pero si decides poner en marcha tu negocio sin darte de alta como autónomo, también te recomendamos que conozcas bien las consecuencias que puede acarrear, porque son importantes. 

Si te pillan sin dar de alta se considera una infracción grave. Este tipo de infracción conlleva una sanción alta, por tanto.

Además de la sanción, tendrás que pagar todas las cuotas que no hayas pagado, con recargos y sin posibilidad de bonificación. Ellos tramitarán tu alta de oficio de forma retroactiva a la fecha en la que consideren que se inició tu actividad. 

Así que, si no quieres pagar la cuota de autónomos o crees que no tendrás suficientes ingresos para ello, te invitamos a que reflexiones sobre tu actividad y su plan de negocios antes de facturar sin darte de alta como autónomo. 

Te recomendamos que lo hagas todo dentro de la legalidad, cumpliendo las normas. 

Nuestro personal tiene conocimientos y experiencia sobre todo lo relacionado con el funcionamiento de las empresas y podrán asesorarte en lo relacionado con el límite para facturar sin ser autónomo y cualquier otra cuestión de tu negocio. 

Llámanos gratis

900 730 037